La celulitis infecciosa es un problema de salud que puede afectar a los niños cuando son pequeños. En este artículo te contamos qué es la celulitis infecciosa, cuáles son sus causas principales, los síntomas más comunes de esta infección y algunos consejos para su tratamiento.

Qué es la celulitis infecciosa en niños

La celulitis infecciosa en niños es una infección provocada por bacterias que afecta a la piel de los pequeños y a los tejidos que se encuentran bajo la piel. Esta infección puede suceder en cualquier parte del cuerpo del pequeño siendo las zonas más comunes las piernas, los brazos y el rostro, como podemos ver en CuidadoyEstilo.com, ya que también se trata de una infección que suelen sufrir los adultos.

Causas

Entre las causas principales de la celulitis infecciosa en niños encontramos la infección pero existen varias condiciones que pueden propiciar o agravar este problema como por ejemplo la presencia de cualquier tipo de objeto extraño debajo de la piel, cualquier tipo de rozadura o de lesión que abre la piel, como por ejemplo la mordida de algún animal o una caída, y también el compartir artículos con otros niños, como por ejemplo una toalla o el equipamiento deportivo.

Los niños que tienen el sistema inmune debilitado también tienen muchas más posibilidades de desarrollar este problema, así como también los pequeños que padecen obesidad o diabetes.

La falta de circulación en las piernas o el pie de atleta también pueden propiciar la aparición de la celulitis infecciosa en esta zona del cuerpo de los pequeños, así como la propensión a los eczemas y los sarpullidos, que pueden provocar que se abra la piel.

Si bien es una dolencia que también parecen los adultos los niños suelen ser bastante más proclives a la celulitis infecciosa porque suelen estar en contacto con muchos más microbios y además suelen hacerse heridas con mucha más facilidad que los adultos.

Síntomas

Entre los síntomas principales de la celulitis infecciosa en los niños lo primero que se suele detectar según los expertos es una zona roja y también inflamada y cálida en la piel de los pequeños que normalmente suele aparecer en el rostro, en los brazos o en las piernas.

Cuando los niños se tocan la zona afectada o cualquier prenda de ropa les roza sienten dolor y también pueden aparecer abscesos, protuberancias y ampollas en estas zonas que incluso pueden llegar a drenar pus. Además siempre suele sobresalir algo de piel abultada que tiene el tacto de la piel de la naranja.

Tratamiento

El tratamiento de la celulitis infecciosa en los niños puede disminuir un poco los síntomas, curarla del todo u simplemente reducir la propagación de la infección, ya que siempre dependerá de la gravedad de la celulitis infecciosa de cada niño. En muchos casos se trata de una dolencia que suele desaparecer por sí sola porque únicamente se debe a una infección que ha afectado a los pequeños que se encontraban un poco más bajos de defensas.

Ahora bien, en algunos casos más graves los niños pueden llegar a necesitar antibióticos para tratar esta infección. En estos casos es básico acudir al médico para que éste pueda diagnosticar y tratar lo antes posible al pequeño. Si queremos valorar si la infección está decreciendo o se está escampando podríamos remarcar los bordes de la celulitis para ver si se está extendiendo u remitiendo.

Además existen algunos tratamientos que pueden aplicarse en casa para reducir la celulitis infecciosa, evitar que se extienda y calmar el dolor de los niños. Para ello se debe elevar el área por encima del corazón porque de esta manera disminuirán el dolor y la inflamación. En estos casos es importante colocar la zona afectada por fuera de las sábanas o sobre almohadas para mantenerla elevada y activa. Por otro lado, los expertos recomiendan limpiar de forma eficiente la zona todos los días hasta que se forme por fin una especie de costra sobre la herida. Después los expertos recomiendan lavar el área con agua y jabón y secarla con pequeñas palmaditas para no dañar la piel del niño. Lo mejor es usar apósitos u otro tipo de sistema similar para refrescar y tratar la piel de los niños.

Los paños húmedos tanto en frío como en caliente son también una buena opción, siempre con agua limpia y extremando al máximo la higiene. En estos casos es importante dejar el paño en la zona delicada hasta que recupere su temperatura ambiente. Después habrá que secar la zona dando palmaditas con un práctico paño totalmente limpio y seco. Estos paños son una gran opción para reducir el dolor de los niños al máximo.

Valora nuestra guía y comparte nuestras opiniones

No votes yet.
Please wait...