El embarazo es una de las etapas más especiales para cualquier mujer y suele ser una época en la que disfrutas esperando a tu bebé. Sin embargo, también pueden aparecer algunas molestias asociadas a los grandes cambios que están ocurriendo en tu cuerpo.

Cuando estás embaraza ocurren cambios hormonales importantes y generalmente sueles aumentar de peso a medida que el bebé crece. Esto puede traer consecuencias como la aparición o aumento de la celulitis en piernas y muslos principalmente.

La celulitis es una afección dermatológica que aparece en un 90% de las mujeres luego de la adolescencia y está relacionada con acumulación de grasa en ciertas partes del cuerpo. Durante el embarazo esto es bastante común y es importante que conozcas sus causas y algunas formas para prevenirla.

¿Por qué sale celulitis en el embarazo?

La celulitis es considerada una enfermedad metabólica que se refleja en la aparición de una zona de la piel abultada y con depresiones de forma irregular. Esto es conocido como “piel de naranja” y se asocia a problemas de circulación, herencia, mala alimentación o desarreglos hormonales.

Esta se forma porque hay un gran aumento de los adipocitos (células grasas), además de problemas de retención de líquidos. Por tanto, las zonas afectadas se hinchan por la falta de drenaje y pueden llegar a comprimir los capilares, causan problemas de circulación.

Durante el embarazo ocurren varias condiciones que suelen promover la formación de la celulitis como cambios hormonales drásticos. En esta etapa, se comienza a producir prolactina que es una hormona que ayuda a la lactancia, pero que a la vez promueve la formación de células grasas.

Otro de los factores que influyen en la aparición de la celulitis en las embarazadas, es que aumenta la producción de estrógeno. Esta hormona suele aumentar la actividad de las células grasas así como del tejido conectivo y por tanto la celulitis aparece o se hace más grave.

Por lo general, la aparición de celulitis se incrementa en los últimos meses del embarazo debido a que el aumento de peso es más pronunciado. Por otra parte, el tamaño del bebé genera presión sobre los vasos sanguíneos dificultando la circulación, lo que hace que la celulitis se agrave.

¿La celulitis tras el embarazo desaparece?

Aunque luego de finalizado el embarazo muchas molestias desaparecen casi inmediatamente, no es el caso de los kilos de más y la celulitis. Esta afección de la piel se mantiene luego del parto y por tanto es necesario tratarla para hacerla desaparecer o disminuirla.

No obstante, esto no debe generar preocupación porque siguiendo un tratamiento adecuado es posible eliminarla en gran medida. Te recomiendo leer el siguiente artículo especializado, en el cual podrás conocer todo sobre las mejores formas de combatir la celulitis.

Recuerda que uno de los factores que puede acelerar la aparición de la celulitis es el estrés porque produces más cortisol, el cual contribuye a la acumulación de grasa. Así que lo mejor es disfrutar plenamente tu embarazo y período de lactancia y posteriormente comenzar con un régimen que te ayude a eliminar la celulitis.

Tips para evitar la celulitis en el embarazo

Como ya hemos comentado, la aparición de la celulitis es algo bastante frecuente durante el embarazo, pero es posible seguir algunos pasos para evitarla o reducirla. A continuación te presento algunas recomendaciones que te podrán ayudar:

Lleva una dieta saludable

Esto es clave tanto para el buen desarrollo de tu bebé como para que mantengas una piel saludable durante el embarazo. Evita los carbohidratos procesados como pasteles y galletas así como alimentos ricos en sal, ya que contribuirán a la retención de líquidos.

Igualmente, no ingieras comidas con un alto nivel de azúcar porque te harán ganar peso y acumular grasas. Lleva una dieta balanceada con un alto contenido de vegetales, frutas, carnes magras y grasas saludables como las provenientes de los frutos secos.

Por otra parte, no descuides la hidratación siendo recomendable que consumas al menos 1,5 a 2 litros de agua diarios. Esta va a ayudar a que elimines toxinas acumuladas en tu cuerpo y mejorar tu drenaje linfático.

Realiza ejercicios

Cuando estás embarazada es imprescindible que tengas una rutina de ejercicios diaria que te ayude a mantenerte saludable y brindarte flexibilidad. Asimismo, ayuda a mejorar la circulación que suele verse muy afectada durante el embarazo y a evitar la acumulación de grasas que producen la celulitis.

Antes de iniciar una rutina de ejercicios consulta con tu médico, pero algunas actividades como caminar, hacer yoga o Pilates suelen ser aptas. Además, esto hará que disminuya el estrés y por tanto los niveles de cortisol en tu cuerpo.

Evita hábitos nocivos

Esto es clave para cualquier embarazada principalmente porque pueden afectar el adecuado desarrollo del bebé. Asimismo, se ha comprobado que el tabaco y consumo de alcohol favorecen la formación de la celulitis.

El cigarrillo aumenta la producción de radicales libres en el cuerpo y afecta la microcirculación, por lo que se forma más celulitis. También es recomendable disminuir el consumo de café porque puede aumentar la retención de líquidos.

Utiliza ropa holgada y duchas frías

Uno de los factores que puede estimular la formación de la celulitis es utilizar ropa muy ajustada, porque afecta la circulación. Por tanto, durante el embarazo es recomendable usar ropa holgada así como zapatos de tacón bajo porque los altos pueden dificultar el movimiento venoso.

En cuanto a las duchas, se ha determinado que el agua caliente afecta negativamente la circulación de la sangre. Es preferible ducharse con agua fría que contribuye a mantener la piel firme y estimula el movimiento sanguíneo.

Masajes y embarazo

Uno de los tratamientos que se utiliza con más frecuencia para tratar la celulitis, son los llamados masajes linfáticos para mejorar el drenaje. No obstante, no es conveniente realizarlos durante el embarazo y pueden ser sustituidos por automasajes en las partes afectadas, a fin de aumentar la circulación.

Cremas anticelulíticas y embarazo

Es muy frecuente la utilización de cremas con distintos componentes para tratar la celulitis, aunque debes ser muy cuidadosa durante el embarazo. Recuerda que estos productos se absorben por la piel y pueden pasar al torrente sanguíneo hasta llegar al feto.

En estos casos, lo más conveniente es que consultes a tu médico sobre el tipo de cremas que puedes utilizar sin riesgos. Algunos especialistas consideran que ingredientes como el retinol, la centella asiática, cafeína y otros, no deben ser utilizados por las embarazadas.

Valora nuestra guía y comparte nuestras opiniones

No votes yet.
Please wait...